segunda-feira, 30 de janeiro de 2017

Lida sem histeria, a ordem de Trump concilia segurança e compaixão.

Em texto publicado no site Libertad.org, James Carafano analisa a ordem presidencial em relação à política exterior: "Lo que esta administración está haciendo es asegurarnos de que también estemos listos para la siguiente ola de terrorismo: la salida de terroristas desde los países de conflicto adonde los combatientes extranjeros probablemente irán primero":


Lea cualquier columna periodística sobre la orden ejecutiva recién firmada sobre el proceso de escrutinio para visas y refugiados de varios países en Medio Oriente y las probabilidades serán de que su evaluación le dirá más sobre la posición política del autor de la columna que un verdadero análisis de la orden presidencial.

Confieso: Yo también tengo mi propia perspectiva. La mía viene de trabajar en el equipo del presidente Trump en política exterior y seguridad nacional desde después de la convención republicana hasta la inauguración. Públicamente no puedo compartir el funcionamiento detallado del equipo. Pero, habiendo trabajado en los temas, puedo compartir lo que creo que guió ese trabajo.

Todo comenzó con hacer que Estados Unidos tenga seguridad.

Ni las promesas de campaña, ni ira contra religión alguna, ni ningún tipo de prejuicio influyeron en nuestra forma de pensar en el equipo de transición. Lo que nos preocupaba eran las amenazas futuras.

A medida que se constriñe en Medio Oriente el espacio del Estado Islámico (EI), el resto de las docenas de miles de combatientes extranjeros tendrá que desembocar en alguna parte. Todas las naciones, no sólo Estados Unidos, creen que estos combatientes fluirán muy probablemente a los países citados en la orden presidencial. Por ese hecho, y sólo por ese hecho, esos países están incluidos en la lista. De hecho, el proceso de escrutinio para visas que tiene la Unión Europea incluye restricciones comparables a las de Estados Unidos.

La razón de esta preocupación es que, desde esos países, los combatientes extranjeros podrían tratar de llegar hacia Occidente, principalmente mediante el uso de visas o haciéndose pasar por refugiados. Cuando llegan a Occidente, pueden llevar a cabo actos terroristas. Lo sabemos porque ya lo han hecho, específicamente en Europa Occidental.

No han venido a Estados Unidos – todavía. En este momento, nuestra principal amenaza son las tramas terroristas islamistas organizadas por terroristas que ya están aquí.

Lo que esta administración está haciendo es asegurarnos de que también estemos listos para la siguiente ola de terrorismo: La salida de terroristas desde los países de conflicto adonde los combatientes extranjeros probablemente irán primero.

Ya hay quejas de que las precauciones son injustas – y que están creando dificultades. OK, pero los ataques terroristas (como el sucedido en la sala Bataclan en Francia llevado a cabo por seguidores del Estado Islámico) también crean insoportables privaciones y el gobierno tiene la responsabilidad de encontrar el equilibrio adecuado entre seguridad y compasión para sus ciudadanos, así como considerar cómo las iniciativas de Estados Unidos afectan a otros en todo el mundo.

Un área en la que la orden de Trump trata de conseguir ese equilibrio es en asegurar que el futuro procesamiento de refugiados priorice el tratamiento de la difícil situación de las minorías religiosas. Esto es particularmente crucial en Medio Oriente, donde lo que queda de las comunidades cristianas en la región está bajo grave amenaza.

La persecución en el mundo contra las minorías cristianas ha estado en aumento durante cuatro años consecutivos. Esto es particularmente problemático en Medio Oriente. La administración Trump está haciendo un esfuerzo adicional para hacer frente a esa crisis.

Aunque los críticos seguirán demonizando la política de la administración Trump porque no encaja en su visión política, los americanos que anhelan una política exterior que priorice los intereses de la nación, que muestre compasión en el arte de gobernar, que refleje nuestros valores y que actúe con responsabilidad, encontrarán mucho que respetar en esta orden presidencial.

Nenhum comentário: