segunda-feira, 28 de maio de 2007

A máquina de matar



De agitador comunista a grife capitalista, Che Guevara nada tem da imagem romântica que lhe atribuem os ingênuos que vestem camisetas ou exibem tatuagens com sua efígie. A esse Che mitológico o escritor Álvaro Vargas Llosa contrapõe, em artigo, a história real de um homem que se valia de métodos brutais, defendia o ódio como fator de luta e cultuava a violência como redentora da humanidade. Transcrevo uma parte do texto:

Guevara puede haberse enamorado de su propia muerte, pero estaba mucho más enamorado de la muerte ajena. En abril de 1967, hablando por experiencia, resumió su idea homicida de la justicia en su “Mensaje a la Tricontinental”: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar.” Sus primeros escritos se encuentran también sazonados con esta violencia retórica e ideológica. A pesar de que su ex novia Chichina Ferreyra duda de que la versión original de los diarios de su viaje en motocicleta contenga la observación de “siento que mis orificios nasales se dilatan al saborear el amargo olor de la pólvora y de la sangre del enemigo”, Guevara compartió con Granado en esa temprana edad esta exclamación: ¿Revolución sin disparar un tiro? Estás loco. En otras ocasiones, el joven bohemio parecía incapaz de distinguir entre la frivolidad de la muerte como un espectáculo y la tragedia de las víctimas de una revolución. En una carta a su madre en 1954, escrita en Guatemala, donde fue testigo del derrocamiento del gobierno revolucionario de Jacobo Arbenz, escribió: “Aquí estuvo muy divertido con tiros, bombardeos, discursos y otros matices que cortaron la monotonía en que vivía.”

La disposición de Guevara cuando viajaba con Castro desde México a Cuba a bordo del Granma es capturada en una frase de una carta a su esposa que redactó el 28 de enero de 1957, no mucho después de desembarcar, publicada en su libro Ernesto: Una biografía del Che Guevara en Sierra Maestra: “Estoy en la manigua cubana, vivo y sediento de sangre.” Esta mentalidad había sido reforzada por su convicción de que Arbenz había perdido el poder debido a que había fallado en ejecutar a sus potenciales enemigos. En una carta anterior a su ex novia Tita Infante, había observado que “Si se hubieran producido esos fusilamientos, el gobierno hubiera conservado la posibilidad de devolver los golpes”. No sorprende que durante la lucha armada contra Batista, y luego tras el ingreso triunfal en La Habana, Guevara asesinara o supervisara las ejecuciones en juicios sumarios de muchísimas personas –enemigos probados, meros sospechados y aquellos que se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

En enero de 1957, tal como lo indica su diario desde la Sierra Maestra, Guevara le disparó a Eutimio Guerra porque sospechaba que aquel se encontraba pasando información: “Acabé con el problema dándole un tiro con una pistola del calibre 32 en la sien derecha, con orificio de salida en el temporal derecho... sus pertenencias pasaron a mi poder.” Más tarde mató a tiros a Aristidio, un campesino que expresó el deseo de irse cuando los rebeldes siguieran su camino. Mientras se preguntaba si esta victima en particular “era en verdad lo suficientemente culpable como para merecer la muerte”, no vaciló en ordenar la muerte de Echevarría, el hermano de uno de sus camaradas, en razón de crímenes no especificados: “Tenía que pagar el precio.” En otros momentos simularía ejecuciones sin llevarlas a cabo, como un método de tortura psicológica. (Mais).

8 comentários:

Ricardo Rayol disse...

Ou seja, o sujeito era um psicopata e queria mais era a baderna. Coitado daqueles que seguiram seus caminhos ensanguentados.

Unknown disse...

Esse é só um dos "heróis" deste povo anencéfalo...

Fábio Mayer disse...

Che Guevara era terrorista e assassino. Só quem nunca leu nada sobre ele, além daquela frase estúpida "ay que endurecer..." acredita que ele não foi morto com razão...quando os bolivianos ainda tinham "cojones"!

Anônimo disse...

O grande herói foi um dos maiores fracassados da história. Perdeu no Congo, e na Bolívia. Como assassino de massa também deixa a desejar, comparado com Pol Pot, Stalin e seu chefe, el Coma Andante.

Anônimo disse...

Hay que asesinar, pero sin perder la ternura jamás

Anônimo disse...

Já conhece o blog No Pasaran, que herdou o Merde en France? O logo é o Che Mickey, para voce ter uma idéia. Vale a pena ver.
um abraço
maristela

Maria do Espírito Santo disse...

Psicopata mesmo! Simulava execuções? Bota psicopatia nisso... era, no entanto, um belíssimo animal! Um tigre talvez, de maravilhosa encarnadura e que como todo felino carnívoro se ouriça todo ao sentir cheiro de sangue. Antes de eu saber desse instinto assassino eu o achava um homem muito bonito e gostoso. Agora... seria bonito só dentro de uma jaula ou então solto na selva, em perfeita harmonia com o estado de natureza...

Anônimo disse...

Muitas semelhanças entre Che Guevara, Hitler, os governantes Israelenses, Pol Pot, Slobodan Milosevic, Fidel e outros.

Todos loucos sanguinários. Mas uma diferença é marcante: Todos os outros lutaram por seus países, mesmo que por idéias e ideais errados.

Che Guevara não. Espalhou o horror e o ódio a nações que não eram a sua. Já começa errado por aí.

Viva Mario Terán! (Que recuperou a visão ano passado através de médicos Cubanos!)